domingo, 30 de julio de 2017

CUANDO MI PLUMA HABLA


Paseando por el interior
vi un niño de ojos verdes
con sonrisa de seda
y ropas de otro tiempo.
Un reloj de agujas transparentes
colgaba de su chaqueta
que tiernamente depositó en mi mano
en aquel momento sonaba un arpa,
me quedé dormida con el susurro de sus notas.
Pasado menos de dos segundos
volví la vista atrás
y aquel niño de sonrisa de seda
pareciera se lo hubiera tragado la existencia,
algo se movía entre los dedos de mi mano
era aquel reloj de agujas transparentes
que curiosamente no marcaba ninguna hora
pero giraban por toda su esfera
a una velocidad imparable y repartiendo luces
de impresionantes colores.
Pensé por un momento que en aquella meditación
algo me había llevado al país de los marcianos
cogí sonriente mi pluma y un sencillo folio
y lo menos que imaginaba,  sucedió de repente
empezó a manifestarse una especie de eso que llaman
escritura automática…
¡¡Madre mía!!
Guardé aquel escrito en un cajón a la entrada de la casa
como si tal cosa me fui un ratito de playa y amigos,
casi sin darle mayor importancia.
Después de una tarde de sol, baño y risas compartidas
me regreso al hogar y me dispongo a leer lo sucedido
tomo asiento con calma en el filo de mi cama
y para mi sorpresa,
estaba dibujado en letras el más bello mensaje
era el significado de aquel reloj del niño de ojos verdes,
el muy travieso había cogido mi pluma
para hacer de mi mano
un mensajero de esperanza y amor
por un mundo que siempre el sol brille en los corazones
sin necesidad de marcar las horas.
¡¡Madre mía!!
Cuando mi pluma habla!!!

Elena CR

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por visitar y comentar.