viernes, 18 de septiembre de 2015

Nadie




Nadie me quiere como tú
en cada mañana... de tus buenos días
se llena el amanecer
con tus labios amorosos
que me llenan de besos
de palabras cariñosas
al despertar de mis sueños.

Porque nadie... me quiere como tú
enseñanza de mis años
en mis momentos solitarios.

Te busco de nuevo madre
para abrazar tu corazón
y recordar aquellas
tantas canciones
que acariciando mi pelo
me cantabas de niña.

He salpicado tu corazón
de lágrimas tantas veces
y hoy... madre querida
te pido perdón.

Cada día de mis días
agradeceré a la Vida
tan sólo saber
que nadie... me quiere como tú.

Elena

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por visitar y comentar.