martes, 18 de agosto de 2015

Luna




Piel blanca que nace en la noche, soñadora de deseos
descansa en las mañanas, corazones te contemplan
luces apagadas, te busco en el cielo
y ahí te encuentro, acunando mis sueños.
Me susurras al oído, en mi silencio
que vives enamorada del sol, distante de tu tiempo
ojitos que cierras, en la claridad del día
tu corazón palpita, por un amor dorado
distante de tu tiempo.
En los brazos de mi alma, te acunaré en la claridad
y cuando llegue la noche, en el cielo te volveré a buscar
uniremos nuestras miradas, a través de mi ventana
de tu amor dorado, te contaré mil cosas.
Cada atardecer, sol te espera
cuando brillas las noches, tu piel blanca y sedosa
por él, es amada.
Cuando la tormenta acaricia el mundo,
mi corazón ahí palpita, porque siento
que unidos en el cielo, está brillando el amor.
Alegre levantemos las mañanas, corazones los contemplan
en un mundo que acaricia, sin imposibles, sin razón,
porque el amor a todos se acerca
acunemos nuestros lazos, con posible y razón
para brindar en la vida, con la luna y el sol
arcoíris de tormentas acariciadas por el mundo,
luminosos colores en el camino, para abrazar la vida
y saber que todo se puede,
con amor.
(Poemario: "Diálogos con la Luna")
Elena,

4 comentarios:

  1. Que bella conversación y que cierto que por amor todo se puede.
    Un beso inmenso poetisa del amor

    ResponderEliminar
  2. Gracias Estela, de alegría al leerte se me salen las lágrimas.
    Te queremos mucho bello corazón... besitos grandes.

    ResponderEliminar

Gracias por visitar y comentar.